¿Qué es una reforma integral?¿Qué incluye?

¿Estás pensando en cambiar la estética de tu hogar? ¿Tu casa necesita una reforma? En la búsqueda constante por mejorar nuestro entorno y adaptarlo a nuestras necesidades cambiantes, las reformas integrales se han convertido en una opción popular para transformar viviendas, ya sea por necesidad o por gusto.

Este tipo de reformas se caracterizan por ser procesos complejos y muy completos, que van mucho más allá de simples mejoras estéticas, sino que abarcan aspectos estructurales y funcionales de la vivienda.

Si quieres saber más sobre este tema, ¡sigue leyendo! Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre las reformas integrales.

¿Qué es una reforma integral?

Una reforma integral es un proceso completo de renovación que involucra la revisión y mejora de todas las áreas de una vivienda. Desde cambios estéticos hasta intervenciones estructurales, este tipo de reforma tiene como objetivo proporcionar una transformación completa y cohesionada del espacio habitable.

En otras palabras, una reforma integral es una oportunidad para actualizar el aspecto visual de una casa, pero también sirven para mejorar  la funcionalidad y eficiencia de la vivienda, y especialmente se realizan para esto.

reforma del interior de una casa

Diferencia entre una reforma integral y una rehabilitación de vivienda

Aunque los términos «reforma integral» y «rehabilitación de vivienda» se utilizan a menudo como sinónimos, lo cierto es que no hacen referencia a los mismos cambios. Como hemos comentado, una reforma integral implica cambios sustanciales en todos los aspectos de la vivienda, mientras que la rehabilitación se centra más en la restauración y reparación, sin necesariamente abordar todos los elementos del espacio habitable.

Por tanto, la reforma integral es una intervención más profunda y abarcadora, que está destinada a modernizar y mejorar significativamente la vivienda en todos sus sentidos.

¿Qué incluye una reforma integral?

Una reforma integral comprende diversos aspectos, desde la renovación de acabados hasta la actualización de instalaciones y sistemas. En general, estos son los aspectos que se reforman en un proyecto de esta magnitud:

    • Revisión y reemplazo de instalaciones eléctricas y de fontanería. Esto se suele realizar especialmente en casas antiguas, que tengan más de 20 años, puesto que es muy probable que el cuadro eléctrico, las tuberías y los desagües necesiten una renovación. Generalmente, se aprovecha este momento para mejorar el cableado y añadir o quitar interruptores, cambiar puntos de luz o la toma a Internet.
    • Renovación de suelos y paredes.
    • Cambio de baños y cocina.
    • Actualización de carpinterías, tanto interiormente como exteriormente, manteniendo la estética en el exterior.
    • Instalación de nuevas tecnologías.
    • Reorganización de la distribución espacial. Estos cambios ayudan a mejorar la estructura, ofrecer más amplitud y dar un aspecto mejor. Generalmente, se recurre al levantamiento de tabiques y muros para unir o dividir habitaciones.
    • Mejora de la eficiencia energética.
    • Incorporación de materiales sostenibles, de más duración y mejor calidad. El objetivo de toda reforma integral es lograr que la casa sea habitable y esté en perfectas condiciones durante muchos años más, para que la inversión sea rentable. Por eso, la elección de unos buenos materiales es primordial.
    • Pintura. Como suele decirse, se da chapa y pintura al hogar. Ya que se ha remodelado todo (y en ocasiones se ha eliminado el gotelé), se pintan las paredes para que aguanten como nuevas durante años.
    • Aislamiento y climatización. Reforzar los sistemas de climatización no solo es una cuestión de lujo, sino que también ayuda a reducir las facturas a largo plazo.

¿Cuánto puede costar una reforma integral?

El costo de una reforma integral puede variar significativamente según la extensión de los trabajos, la calidad de los materiales utilizados y la ubicación geográfica, puesto que las ciudades más demandadas suelen tener costes más altos de construcción. De este modo, no costará lo mismo hacer una reforma exactamente igual en Madrid que en Extremadura, por ejemplo.

Por tanto, es esencial establecer un presupuesto claro antes de comenzar, teniendo en cuenta no solo los gastos directos de la reforma, sino también posibles imprevistos. En general, el costo suele ser una inversión significativa, pero los beneficios a largo plazo pueden justificarlo, puesto que se arregla la casa de forma total, logrando que aguante en perfectas condiciones muchos años más.

¿Cuánto suele tardar una reforma integral?

El tiempo necesario para completar una reforma integral depende de la complejidad de los trabajos y del tamaño de la vivienda. Aunque, generalmente, al tratarse de proyectos tan completos, pueden durar meses. En reformas integrales en Hospitalet de Llobregat o de cualquier otra ciudad de este calibre, la planificación cuidadosa y la coordinación eficiente son esenciales para asegurar un proceso fluido y sin contratiempos.

Beneficios de hacer una reforma integral

Realizar una reforma integral va más allá de la mejora estética de la vivienda; ofrece beneficios sustanciales:

  • La modernización de instalaciones y sistemas mejora la eficiencia energética, reduciendo los costos a largo plazo.
  • La actualización estética mejora la calidad de vida y aumenta el valor de la propiedad.
  • Abordar problemas estructurales o de diseño puede prevenir futuros inconvenientes y garantizar la seguridad y durabilidad a largo plazo.

En conclusión, una reforma integral es una inversión significativa que puede transformar por completo una vivienda, proporcionando beneficios a corto y largo plazo. Entender su alcance, costos y beneficios, es esencial para poder tomar decisiones acertadas al realizar proyectos de este tipo, pero, sin duda, merece la pena.